Limpieza energética de viviendas

limpieza energética de viviendas

Así como los seres humanos tenemos un campo físico y áurico, las casas también poseen un campo áurico donde van quedando grabadas algunas energias positivas y negativas vividas en ellas por sus residentes.

Todos hemos podido comprobar cómo nuestro paso por ciertos lugares o casas nos causan intranquilidad y malestar, y en cambio, otros lugares nos inducen a una sensación de paz y bienestar. Esto es debido a la energía que emana del lugar y que nuestro ser percibe aunque no seamos conscientes de ello.

Las energías de baja vibración (o negativas) en los hogares causan frecuentemente cansancio, insomnio, nerviosismo, irritabilidad, ofuscación mental, modificaciones en los estados de ánimo, cefaleas, entre otras muchas alteraciones. 

Muchas personas sienten malestar en su casa e incluso cierto rechazo a entrar en ella, desconociendo por completo la causa. Sin duda, muy a menudo es debido a la carga energética negativa que impregna el ambiente de la misma.

Si en tu hogar has pasado por momentos difíciles de discusiones o problemas de salud, necesitará una limpieza de la impregnación negativa que haya quedado grabada en ella, y luego una posterior armonización. Quizás estés viviendo en una casa donde antes hubieran vivido otras personas, algo a tener muy en cuenta, ya que las energías de los antiguos residentes han dejado impregnaciones en la misma. Es posible que hubiera sufrimiento, odio, violencia física o emocional, tristeza o problemas de diversa índole, emociones y acciones que han ido impregnando la energía de la casa. 

También es posible que tu vivienda se halle en un lugar donde antes se ubicó un edificio destinado a otros usos no residenciales (fábrica, oficinas, etc.); en este caso también la casa, aunque sea de nueva construcción, conserva la carga energética de la actividad que allí se desarrolló y de la gente que allí trabajó, aunque haya transcurrido mucho tiempo.

Por otro lado podemos tener «energías externas» que limpiar en nuestra casa. La presencia de energías perturbadoras en las viviendas es más común de lo que se piensa, y causa a sus inquilinos desequilibrios físicos, emocionales y mentales, incluso en casos excepcionales cierto miedo ante fenómenos extraños que no tienen explicación aparente.

La mayoría de las veces estas energías pasan desapercibidas porque no son especialmente molestas y porque nos acostumbramos a esa «convivencia energética», pero sin lugar a dudas son perjudiciales para nosotros. Nos causan a menudo crispación, malestar, decaimiento, falta de energía, insomnio, etc.

Por descontado este tipo de energías son mucho más frecuentes en edificios antiguos donde se han vivido multitud de acontecimientos, e incluso a veces están construidos sobre edificaciones más antiguas donde se habían ubicado monasterios, conventos, etc.

Una vez realizado el trabajo  de una limpieza energética y armonización de la vivienda el resultado es evidente, recobrando los residentes su estabilidad y armonía natural. 

Consultas privadas para ayudarte:

Consulta vía Skype

Consulta por teléfono

Consulta presencial