Terapias de sanación energética

terapias sanación

La Sanación Energética es aquella técnica o terapia, aplicada por un sanador espiritual, que ayuda a que cualquier persona pueda llegar a entender los diferentes aspectos de su campo energético: el aura y sus chakras, las emociones, los pensamientos, y otros aspectos espirituales. La sanación energética tiene como objetivo que el paciente pueda entender y recuperar progresivamente la salud y el bienestar a todos los niveles.

Un sanador utiliza varios recursos y diversos métodos para poder obtener la sanación física, emocional y espiritual de la persona. La sanación energética se puede hacer en persona o a distancia, y tiene como propósito llevar luz y energía  a los lugares que la persona necesita. Esto genera una mayor y mejor integración de bienestar en el  cuerpo físico, mental,  espiritual y emocional.

Nuestro cuerpo físico está rodeado de luz y energía, que a su vez están conectadas con la energía universal. Éste es nuestro sistema energético. Cuando la energía no está fluyendo correctamente en tu cuerpo, éste enferma. Puede haber  energía bloqueada, estancada o fluyendo lentamente.

La sanación energética actúa sobre nuestro campo energético, desbloqueándolo, equilibrándolo y habilitándolo para que nuestros circuitos de energía funcionen debidamente. Limpia, carga y armoniza el campo energético removiendo los residuos aurales y aportando orden y armonía.

Existen diferentes técnicas de sanación enérgetica, pero todas tienen el mismo fin: facilitar que la energía fluya correctamente para que el  cuerpo funcione debidamente.

Yo utilizo las limpiezas energéticas, terapias de hipnosis de sanación, liberación de emociones atrapadas, recuperación de las conexiones.

Sobre las limpiezas energéticas puedes leer en el apartado correspondiente, donde se explica esta técnica con mucho detalle.

hipnosis

HIPNOSIS DE SANACIÓN

La hipnosis de sanación es un estado de atención focalizada en el cual el subconsciente (o inconsciente) y el consciente están activos al mismo tiempo y pueden comunicarse. Es así como podemos acceder a nuestra memoria, a dimensiones espirituales o etéricas.

En la hipnosis de sanación, le preguntamos al alma o ser interno qué necesita sanar primero, qué está listo para sanar, y vamos respetando su guía. Esto nos permite trabajar con todas las dimensiones y aspectos del Ser a la vez. La regla básica en esta práctica es que siempre sanarás lo que ya esté listo para sanar desde un espacio de luz y amor.

Estarás siempre en un trance consciente, es decir con tu libre albedrio activo y en control de tu práctica. Siempre puedes abrir los ojos y finalizar el proceso.

En consecuencia del punto anterior, en hipnosis de sanación no puedes hacer o decir algo que este fuera de tu voluntad.

La hipnosis terapéutica es segura y no tiene riesgos. Siempre y cuando sea realizada bajo una guía especializada.

Es el paciente quien decide cuándo comenzar, hasta dónde profundizar y cuándo terminar la terapia. Toda hipnosis de sanación es autohipnosis.

Una vez que el paciente observa la fuente del condicionamiento y trauma, viene un proceso de conexión, reinterpretación, de perdón e integración del mismo para integrar y concluir el proceso terapéutico de neuroprogramación.

Este tipo de sesiones se pueden realizar tanto de forma presencial como online.

EMOCIONES ATRAPADAS

¿Por qué se pueden quedar atrapadas las emociones?

Las emociones se quedan atrapadas porque no somos conscientes de ellas, por ese motivo se almacenan en nuestro inconsciente, generalmente debido al miedo y a la falta de recursos para afrontar determinadas situaciones que hemos vivido de forma traumática.

Las emociones atrapadas son aquellas que se quedan “enquistadas” en nuestro interior, provocándonos reacciones negativas de muy diversa índole, tanto a nivel físico como psicológico.

¿Cuántos remordimientos tenemos por aquello que hicimos o por lo que dejamos de hacer?

¿Cuántas veces te has guardado para ti lo que sentías en algún momento?

emociones atrapadas

¿Cuánto te sigue doliendo el recuerdo de aquello que te hicieron?

¿Cuántas veces has guardado en tu interior todo lo que hubieras precisado liberar hace tiempo?

Podemos guardar dolor, rencor, culpa, remordimiento, resignación, odio… Seguramente todos podemos reconocer, más veces de las que quisiéramos, que hemos sentido, vivido o sufrido en más de una ocasión de emociones atrapadas en nuestro interior. Y, desgraciadamente, es posible que algunas sigan aún dentro de nosotros.

Cuando hay emociones que no hemos liberado, que no hemos dejado salir del todo, o no las hemos vivido naturalmente, y que, por el contrario, hemos reprimido, aguantado, o tragado,  decimos que tenemos emociones atrapadas , las cuales nos causan dolor y sufrimiento, y pueden llegar incluso a ser la causa de una enfermedad como por ejemplo la depresión, la fribromialgia, la psicosis.

Así, el odio, el rencor, la culpa, el remordimiento y la resignación son un ejemplo de emociones atrapadas de las que nos podamos resentir de manera emocional, mental y física.

También el miedo es una emoción atrapada muy poderosa que nos limita en todos los sentidos, y que nos impide sentirnos bien con nosotros mismos (al sentir ese miedo dentro de nosotros) y con el mundo (porque pensamos que es una amenaza de fuera).

Las emociones atrapadas están bloqueadas en nuestro interior. Poco a poco nos atrapan, sin dejarnos ser nosotros mismos. Por eso liberarlas tiene múltiples beneficios para tu salud psicológica y física. Te sentirás más liberado y con menos tensión y, además, ganarás claridad al no quedarte atrapado en tus pensamientos.

ataduras energeticas

CORTE DE ATADURAS ENERGÉTICAS

Los lazos energéticos son una especie de hilos o pequeños tubos de energía, también son conocidos como cordones «etéricos» o kármicos.

La experiencia de vivir nos lleva a crear lazos con todo lo que interactuamos. Es nuestra conexión etérea que nos une a todos con el todo. Hay miles de hilitos mandando información todo el tiempo.

Cuando somos niños nuestros primeros lazos son con nuestros padres, nuestra familia, más tarde con los amigos, la pareja hasta con las cosas materiales que son importantes para nosotros, esto va creando en los planos invisibles un tipo de lazo energético o cordones etéricos a través de los cuales fluye energía. 

Como esta energía va desde una persona a la otra, puede traernos energía tanto positiva como negativa. La característica de este canal tiene que ver con la fuerza de las emociones.

La energía puede ser de vibración elevada – amorosa, cuando entre ambos hay energía de amor y bien, sin apegos.

La energía puede ser de baja vibración cuando entre ambos puede haber emociones de odio, miedo, rabia, celos, apego, culpa, dolor…etc

Cuando los lazos son de alta vibración, su color es un blanco puro, luminoso y muy difícil de ser disuelto, está lleno de energía vibrante que refuerza a ambos. No es dañino, porque solo fluye luz y amor.

En cambio, cuando los lazos son de baja vibración, comienzan a oscurecerse, y puede ser muy peligroso. Es en esa zona áurica por donde tu energía se pierde. Llegando incluso a sentir dolores o enfermedades.

Estos lazos nacen por la zona generalmente de los chakras, pero pueden llegar a formarse por más zonas del cuerpo.

Cuando la relación es positiva nacerá desde nuestros chakras superiores (4 al 7), mientras que si la unión de lazos es negativa nacerá desde los chakras inferiores ( 1 al 3).

Estos cordones también pueden enviar y recibir dolor, culpa, miedo y cualquier cantidad de pensamientos y sentimientos que ni siquiera pueden ser tuyos. 

A veces es tan fuerte el lazo que podemos adivinar lo que el otro está pensando y hasta el punto de no saber si el pensamiento en cuestión nació de mi o de la otra persona.

Este tipo de energía puedes estar viviéndolo a diario sin darte cuenta. Ya sea por tus familiares, amigos o cualquier persona que tenga relación contigo. Incluso puede estar llegándote por un compañero de trabajo que te tiene celos… En la pareja puede pasar algo similar a pesar de que haya amor, si hay preocupación, miedos, celos, dudas, puede darse todo un robo de energía. Muy especialmente cuando hay más apego o posesión que amor. 

Hay que considerar que es importante «cortar» esos lazos y restablecer nuestra energía.

Cortar lazos con alguien significa cortar con condicionamientos y modelos de conducta adquiridosEsto no quiere decir que se pierda la conexión amorosa, la relación en sí, los buenos recuerdos ni la imagen positiva de la persona con la que se realiza el corte, eso se conserva intacto.

Si quieres un corte, puedo ayudarte. 

Consultas privadas para ayudarte:

Consulta vía Skype

Consulta por teléfono

Consulta presencial